¡Enseñamos a sanar tus finanzas!

¡De eso tan bueno, no dan tanto!

¡De eso tan bueno, no dan tanto!

¡De eso tan bueno, no dan tanto!

“Puedes ser tu propio jefe”, “El miedo no factura”, “Usa el poder del interés compuesto”, “factura en automático”, “Haz parte del futuro y no te quedes por fuera de la revolución” o “nosotros no fallamos, siempre pagamos” son  algunas de las frases que usan día a día en las redes sociales los miles de estafadores que te prometen duplicar tu inversión en solo unos meses. Cuando les preguntas ¿en qué invierten? te hablarán de negocios que suenan maravillosos y van mutando de acuerdo a la moda.

De ñapa te muestran unos personajes llevando la vida que te mereces: carros, viajes, joyas, los fajos de billetes que salen del cajero o lanzados al aire al mejor estilo de tik tok, una de sus redes favoritas para captar incautos, avaros o atraer a otros estafadores. 

Estas “inversiones” se disfrazan de fondos de inversión y la mayoría explota el odio que las personas tienen hacia el sistema financiero, les dicen que ellos se van a encargar de hacer lo mismo que hacen los bancos con los ahorros de los clientes pero que en lugar de pagar un “mísero” 10% anual que no cubre ni la inflación, les van a compartir el éxito de sus métodos “secretos” y les prometen entre  el 10% y el 30% mensual. 

Nunca te haz preguntado ¿Por qué te van a dar el 10% a cambio de nada?. Se supone que  solo hay que poner dinero, pues estos inversionistas parecerían ser  más hábiles que el mejor de la historia de la humanidad: Warren Buffet. Si esto fuera cierto, quizás podrían simplemente ir a un banco y pedir dinero prestado para hacer sus negocios a una tasa del 20% anual y en un solo mes con las utilidades pagarían los intereses de todo un año.

¿Qué pensarías si te dijera que tengo la bola de cristal que me da los números de la lotería y quiero venderlos a cambio de solo un par de millones de pesos para que te saques el premio gordo tu?. ¿Me los comprarías? o me dirías la respuesta más lógica: que si tengo los números de la lotería, ¿por qué mejor no compro el billete yo? 

Antes de caer en una estafa, una pirámide o una inversión engañosa, aprende a detectar el engaño. Aquí te comparto signos de alarma o banderas rojas para que no pierdas tu dinero:

  1. Cualquier empresa que quiera recibir dinero para invertirlo por ti está obligada a la vigilancia y control de un ente nacional o internacional que regule el mercado público de valores. Si te están ofreciendo una inversión en un fondo que no está regulado o vigilado, ¡Corre de allí! 
  2. Si no te queda claro o una vocecita te dice que no lo hagas, ¡Corre de allí!.
  3. Si te presionan mostrándote testimonios de actores, influenciadores o incluso de tus vecinos o amigos pregúntate: ¿Qué tipo de educación financiera tienen estas personas?, ¿Qué experiencia en los mercados de valores los acredita como referenciadores válidos para entregar tu dinero a unos terceros para que te lo administren?. Si no tienes clara la respuesta, ¡Corre de allí! 
  4. ¿Qué sabes del negocio que dicen están haciendo con tu dinero? No inviertas en lo que no conoces, así te prometan volverte millonario. El dinero es una consecuencia, no un fin, porque cuando persigues sólo ganar plata, los estafadores se aprovechan de tu avaricia y cegado por las promesas terminas entregándoles todo. Ellos desaparecen un tiempo después. Así que si no entiendes el negocio que te proponen ¡Corre de allí!

Cuando vayas a hacer una inversión, busca el consejo de alguien idóneo, con experiencia y conocimiento en el mercado financiero y de inversiones. Que tenga todos los elementos para identificar las inversiones engañosas. Recuerda que ¡De eso tan bueno, no dan tanto! Y si te prometen tanto…¡Corre de allí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *